20100202

Máximas de Posmópolis: sobre el desastre.

Posmópolis ofrece panoramas discretos, espectaculares, llanos, repletos. En cada uno de ellos hay la oportunidad de sentarse y contemplar. El café pasa. Los cigarros se consumen. Los manteles vuelan hacia el río. Hay paseos apasibles donde nada perturba el orden, pero incluso en esa oportunidad debe haber desastre: ahí donde interviene nuestro trazo, nuestras palabras decorativas, los textos para el paseo, para pasar el rato, los textos absolutos, verdaderos.

9 comentarios:

mig dijo...

a veces hay un desastre de calma inaguantable en todas las minimas ciudades

marianalisis dijo...

Abrazos Don Posmópolis

Nalda dijo...

¿¿¿Textos verdaderos??? Dáme la dirección ya!!!

Besitos desde la carretera

Espérame en Siberia dijo...

Yo te propongo dar un paseíto lleno de entropía, ¿qué te parece?

Noesperesnada dijo...

La creación es caos y altera cualquier orden y más aun cuando ella viene cargada de textos absolutos y verdaderos...

Espérame en Siberia dijo...

Pues yo estoy en pro de los besos que se dan. Y que se dan bien, como Dios manda, cariñito.


Muá.

blanco dijo...

coincido que debe de haber desastre. El orden impide.


(pero el café nunca pasa)



Santísima

I me mine dijo...

si el café no se termina y los cigarrillos no se acaban,entonces no se donde está el desastre

Conciencia Personal dijo...

Me encanta tu casa, siempre hay café, cigarros, cervezas, fiestas y por supuesto, letras...

Un abrazo amigo, Monique.