20100128

Pasajeros a bordo

El avión aterrizó en la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional Rakel Bi Gorra (RKGB) de Posmópolis. En ese momento quienes iban a bordo del avión aplaudieron. Era volver a casa. La tierra, tocar el suelo. En Posmópolis, el cielo metafísico nunca ha sido de fiar.

Y Santísima, Santísima Posmópolis.

8 comentarios:

gris dijo...

la vida entera nunca ha sido de fiar.

(excepto)





Santísima, por supuesto.

ami dijo...

oler el suelo



Bienvenido

La paciente nº 24 dijo...

Entonces...¿los pájaros?

Espérame en Siberia dijo...

Aquí estoy para leerte, my love.


Un beso, ya sabes.

Lucía Corujo dijo...

Qué bien, Nueva York, yo estuve allí hace años.
Es verdad que yendo de turista se ve todo un poco a la carrera, el caso es tenerlo todo bien organizado y priorizar qué se quiere ver.

Besos

Nalda dijo...

Lo mejor, tener los pies en suelo firme.

Un besito terrenal.

rocio Recaño dijo...

el tema no estaba en posmopolis ni en su cielo, sino en la inmensidad del interior del avion.
me dijeron

galicia maravillas dijo...

gracias por tu visita :)) un besote!! :))) me gusta eso de volver a casa :)