20071029

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. La Hoja en Blanco.



[...]




Ningún otro motivo para escribir.

No escribir: una negación.

Incluso eso es un motivo.

No uno grande. Es un simple motivo.

Todo se me escapa ya; sin embargo todo fluye en esa nueva oportunidad: una página en blanco que apunta a ser pura energía.

20071026

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. El Cementario de Cascos.


[...]


Habían motores para estrellar con la pared y habían corazones para azotar en el suelo.

La línea de amantes en entrenamiento se preparaba para lanzarse desde diez mil metros de altura, no era cuestión de maniacos sino de violencia en el pecho.



Caían

uno a uno

entre nubes

arrasando el viento

quebrando lápices en el camino

despedazando falos para llegar con el amor puro;





un silencio escabroso

todos morían

eso lo sabemos,




y sus cascos eran lanzados al barranco al lado de la zona de aterrizaje

y sus cuerpos se incineraban con alba

y sus manos olían a besos

y Posmópolis

y santísima Posmópolis.


20071025

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. El Tridente del Dios Sol.




[...]




El engendro de mazapán se escabulló por los ríos que rodeaban las ciudad.




Círculo uno: el dios se detuvo a mirar las estrellas,

entre caracoles vendió sus cartas astrales que detonaban el futuro impertinente.




Círculo dos: el sol se escabulló entre las rejas de un camión de redilas,

por la mirilla del rifle desprendió sus deseos más íntimos.





Círculo tres: un diablo vestido de azul,

el infierno en Posmópolis se abre por la noche para recibir a los santos: no hay paz, sólo el deseo perpetuo de dejarse caer.


















y caer.




y caer




y Posmópolis, Santísima Posmópolis.

20071024

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. El Asta Bandera.


[...]


En el
centro hundido de Posmópolis hay un gran falo que todo lo ve.

.en su centro hay una bandera roída con una gran "P"

La gente llega a venerar el símbolo vertical.

.y a pasear entre sus calles vacíaS

El asta tiene un pasado de guerra.

.hay cartas en su basE

De todas las maravillas es la única que ha sobrevivido al tiempo.

.y el tiempo la ha sobrevivido a ellA

En el centro hundido de Posmópolis hay un asta bandera.

.en su centro guarda un corazón















Posmópolis, Santísima
.posmópoliS


20071023

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. La flecha.



[...]



En la antigüedad RKBG lanzó una flecha al pecho de ERP,

lo atravesó de un sólo saque,

le arrancó el ventrículo izquierdo

y lo estrelló en el pavimento.


En la antigüedad RKBG usó esa flecha para indicar el lugar donde le declaró su amor a ERP,

ERP lamió la punta y le besó los labios,

dejó caer una lágrima

y cerró su herida.


En la antigüedad RKBG tomó la flecha, la postró al cielo y la lanzó lejos para que se perdiera entre las calles de Posmópolis y así ERP nunca la pudiera encontrar.

RKBG se limpió las manos,

sacó su guitarra

y cantó una ranchera.


En la antigüedad había una flecha que dicen que ahora apunta al corazón de Posmópolis.





y Posmópolis, Santísima Posmópolis.

20071022

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. La Cárcel Federal
















[...] Yo fui encerrado en la cárcel de Posmópolis tres veces.

La primera vez me
dejaron entrar por haberle robado la sombra a un niño volador. Todos sabían que era un pedófilo vestido en mallas pero él tenía cara más bonita.

La segunda vez me atraparon toreando un caimán en medio de la carretera. Me denunciaron los protectores de los animales que querían tenerlo de mascota en su equipo de ping-pong.

La tercera vez me quisieron llevar cual cortesana de fin de siglo. Me rehusé y me mandaron al cajón solitario a vivir de agua, pan y onanismos.



Yo fui encerrado en la cárcel de Posmópolis.

Y sus rejas vibran porque los asesinos explotan cuando piensan en sus madres.

Y sus techos
crujen porque los violadores de libros sólo saben lamer el parquet.

Y sus muros lloran porque los ladrones se han llevado el tapiz.

Y
sus luces titilan porque los cuellos blancos practican su matatena con ojos de reporteros.

Y sus guardias ríen porque el poeta siempre es el
primero en caer.



Yo fui encerrado en Posmópolis.


De noche veía el cielo y de día el lago, pero adentro sólo podíamos rayar la pared.





Dentro y sin misterio comí
escapularios de reserva.

Posmópolis, Santísima Posmópolis


20071014

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. La Guía Telefónica.

[...]

Hablé a ese número embotellado, maldito, lleno de cuerpo: […]
Te escuché acercándote: me despedazarías: soy de arena.

De un soplo desaparecen los números telefónicos de Posmópolis, como glaciares descendiendo por la espina dorsal.

El norte.

El sur.

Ya nadie le habla a nadie.
Ya nadie escucha a nadie.

Cuerpo a cuerpo, sin palabras, es gozar.

Quien escribe esto, no es un explorador de la piel o de la carne.
Quien escribe esto, notifica cada maravilla que encuentra en su camino a quien está del otro lado de esos números arrojados en los rincones deprimidos de la ciudad.

Sin más suerte que esperar.

Posmópolis, Santísima Posmópolis.

20071009

Las 3257 maravillas de Posmópolis. Árbol Mayor


[...]



El Árbol Mayor de Posmópolis sugiere que aquellos que buscan la magia de la juventud podrán acceder a ella. Aunque la mayoría de los arribistas protestan por la comunión que se lleva acabo al rededor de él cada año para el gobierno de la ciudad resulta altamente redituable.

Tan sólo el año pasado el turismo al rededor del árbol logró captar el producto interno, bruto e inteligente, igual a la mitad de ese año. Según algunos analistas del mercado especulativo de Posmópolis han visualizado que las ganancias continuarán algunos años más pero que no se debe confiar meramente en una botánica espiritual.

Diógenes Pirulero, autoproclamado Rey de los Imbéciles, por su parte ha comenzado una capitalización de las tierras para que no sean usadas con fines de depósito. "Llevaremos la lucha contra cualquier forma de malversación de este lugar o de filtración de material radioactivo" dijo a EGOS después de levantar una escupidera con la figura de Bi-Gorra.

El Ayuntamiento ha declarado que aunque este año el turismo se mantendrá controlado será necesario que cada posmopolita cargue con un rifle "por si las moscas".

Justo abajo del árbol mayor se puede leer:

"No pisar el césped.

Alimente los animales sólo con pachuli y toluache.






Posmópolis, Santísima, Ecoloca y Dendrofílica Posmópolis."


20071002

Las 3257 maravillas de Posmópolis. La Pirámide del Arqui-Soda-Pop














[...] Cuando consultamos al Arquitecto Soda-Pop sobre la construcción de aquella pirámide de interés social ubicada al lado de la fábrica de caramelos bonsái lo único que recibimos fue un portazo.

Quisimos indagar con todos: con la constructora, con los dueños del predio, con los albañiles e inclusive con el portero que trabajaba ahí, sin embargo nunca encontramos alguien despierto. Se veían tan tiernos que preferimos seguir buscando.

Después de varios años la pirámide terminó construida, alta como la vanguardia de Posmópolis, firme como la prominencia del gobierno en turno, desolada como el resto de las calles a su alrededor.

Mientras nos alejábamos del monumento un vagabundo que paseaba por el lugar nos dijo al oído:

“ustedes no creen nada, creen todo, una pared de mármol y dos amantes que se escondieron en la grieta principal. ustedes no creen nada, creen en todo, la llave del agua aún está abierta en el último piso y la cascada se puede apreciar por las noches.

báñense, en el agua o en el lodo, firmen sus cuerpos con el organismo primigenio que desemboca de este palacio de ruinas indomables. eso son: incrédulos, yo les doy la palabra y ustedes la rompen, yo les doy la bandera y ustedes lanzan el asta.

esto les digo: la mansión ha sido emancipada de sus vísceras, de sus inconscientes nocturnos con los que fueron llevados a dormir niños en vientres de suripantas desesperadas. esto les digo: ustedes son los verdaderos hijos del granito.

ustedes y su posmópolis, su reputísima y santísima posmópolis”.

20071001

Las 3257 maravillas de Posmópolis. El Lugar de las Conferencias.




[…]

En el banco de fusilamiento, veo un público ausente y todo es pasar, todo se sucede y entonces yo no entiendo los ánimos de hacer permanecer ciertos cuadros, algunas esculturas, todos los amores.

Y entonces pensé que estas líneas que lees sería mi última conferencia a la cual titulé: Por una Historia Universal de la Desaparición. El Atentado a los Vestigios.

Esta conferencia que ahora lees, sin embargo, me llevó por toda Posmópolis. Hablé frente a todos y frente a nadie. En todas partes y en ninguna. En cualquiera de las colisiones posibles: una ambulancia que se estrella con una camioneta de mensajería.

(¿Y qué soy yo?, me preguntaba, ¿Un conferencista o un escritor de ficciones?)

Y yo tan sólo quería silencios oportunos:







(como éste que pasó)

Estuve por toda Posmópolis dando conferencias. Jamás desaparecí. Me di cuenta que en Posmópolis una forma de inmortalidad es enunciar pláticas, conferencias frente a un público ausente, donde nadie sube las escaleras a golpearme; a que les firme un libro aún sin publicar… Es la acción de la ausencia. No hay nada más luminoso que una estrella distante.


Posmópolis, Santísima Posmópolis.