20071115

Las 3275 Maravillas de Posmópolis. El escudo antimisiles.




















[...]

Y miramos para arriba, siempre arriba.

El lanzamiento pretendía destrozar las nubes, evitar que el ataque llegara al cenit de nuestra capital
En general ERP apuntó al cielo y los misiles salieron uno a uno, despacio, dejando un rastro vibrante detrás de ellos. Explotaron en cadena sobre los cúmulos que nos rodeaban.

El enemigo se fue con un gran poof. Y la bella genio del general asintió con la cabeza. Esa noche era de dátiles y cerveza.

Y Posmópolis, Santísima Posmópolis.

3 comentarios:

Eloi BLQ dijo...

esa noche sería de dátiles y cerveza pero a lo mejor llegaba una de sangre y tristeza... mejor no tener que utilizar esta "maravilla"

Celeste dijo...

De alguna manera hay que defenderse... y celebrar las batallas ganadas.

Beso celeste.

.Niña Mala. dijo...

No, no destruyas las nubes...
que son una de las cosas mas lindas que existen.
me encantan...
pero comprendo que tenian que defenderse.
y despues celebrar pero en fin.
para la proxima batalla no la destruyas que haras que llore.
besos



y posmópolis, santísima posmópolis.