20100817

II. Postales de Posmópolis

En Posmópolis no hay latitudes que señalen la ubicación de nuestra presencia física. Quizá la de nuestra ausencia. (Presencia. Ausencia. ¿Acaso esas categorías existen?).



En Posmópolis hay señales intermitentes (como la de aquellos coches varados a plena noche) que en ocasiones llegan a señalar las latitudes de nuestra existencia: la respiración de nuestra angustia, la liberación del orgasmo, la conversión hacia la muerte.




Posmópolis es una ciudad que llevo dentro, en el fondo del cuerpo, pero como el alma ¿dónde ubicarla?, ¿es acaso ello posible?, ¿es que Posmópolis realmente existe?





Posmópolis es una ciudad sin alma, pero es un lugar con cuerpo y carne. Cuerpo y carne dan lugar a momentos e instantes, es decir, a breves lapsos donde la escritura se asoma, dice algo, parece estar diciendo algo, pero lo único que dice es el tránsito (el decir) de su máscara.




He estado en Posmópolis. La he visto desnuda, la he visto sin esa máscara y apenas con un velo que deja percibir mínimamente su piel. No es una piel lisa, constante. Tiene relieves, arena, asfalto, tiene horas y eternidades que no llegan. He estado en Posmópolis, he estado en esa palabra. Me ha matado.




Posmópolis, Santísima Posmópolis.

15 comentarios:

ego dijo...

y a mi me resucitará.





Santísima, siempre Santa

dani dijo...

ay, señor posmópolis?
tengo el placer de conocerlo personalmente?
me mata la intriga.
sepa entender.
a la espera de una pronta y satisfactoria respuesta.
lo saludo a usted
atentamente.

Relaciones institucionales del blog autobombos y platillos.

Conciencia Personal dijo...

Amigo, como todo buen escritor existen las ciudades imaginarias: Gabo, Cortázar, Onetti, Carpentier y muchos más construyeron sus mitos....Posmópolis, lo es.

besos de verano, Monique.

soL Lucet Omnibus dijo...

qué será el cuerpo

La paciente nº 24 dijo...

La encontré en el mapa; el mapa eran las líneas de las manos con latitud de palabras.

una cucarachita dijo...

I.
Le reagalé mis pulsiones al muro, me cedí al homenaje, a la canción de tres abanicos prendidos que hay en la entrada de la ciudad.
http://www.youtube.com/user/posmopolis#p/u/12/cICIG_6Mjag O:08-0:35

II.
El muro tenía grabado un mapa de ríos, montañas y abismos, era idéntico al mapa de las palmas de mi mano, por eso cuando lloro, llueve.

III.
Tres flechas en el asfalto, una en una dirección y dos en la contraria, los corazones entran y salen.

IV.
Todos los detalles en la palma de mi mano, nunca los voy a terminar de ver.

MBI dijo...

Sí está.
LLena de ausencias.

Noesperesnada dijo...

Hay ausencia que se perciben como presentes y eso me huele a posmópolis...

Indie~. dijo...

la
POSM0
morbo
porno


hola señor posmo
dernista

Pez Susurro dijo...

es exquisito

Pez dijo...

¿Qué cosa es una categoría?

De lo que se trata es del relieve.

Pez dijo...

Quiero decir a destiempo que de alguna forma extrañé a quien de alguna forma fue posmópolis.

Gracias!

Conciencia Personal dijo...

Querido amigo...

Estoy de regreso y me percato que te has ido...

Te deseo agradable 2011

Felicidades! Monique.

Violetcarsons dijo...

Pásate, si aún me recuerdas.
Y si no me conoces, puedes leer o comentar. U olvidar lo que acabo de escribir.

http://violetcarsons.blogspot.com/

"—No sé qué me ha pasado. No te ofendas, pero a veces una se siente más libre de hablarle a un extraño que a la gente que conoce. ¿Por qué será?
Me encogí de hombros. —Probablemente porque un extraño nos ve como somos, no como quiere creer que somos.
—¿Es eso también de tu amigo Carax?
—No, eso me lo acabo de inventar para impresionarte.
—¿Y cómo me ves tú a mí?
—Como un misterio.
—Ése es el cumplido más raro que me han hecho nunca.
—No es un cumplido. Es una amenaza.
—¿Y eso?
—Los misterios hay que resolverlos, averiguar qué esconden.
—A lo mejor te decepcionas al ver lo que hay dentro.
—A lo mejor me sorprendo. Y tú también."

La Sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón

Pamela Bram dijo...

hola...