20100311

Obstacle IV: en el Fuego a la X

El Mostro y el Muchacho de los Ojos Tristes llevaban el fuego. Navegaban en el océano. Nunca los revueltas del mar habían sido tan luminosas. Cerca, como un zoom, en el borde de la X, conocieron el primer acto de justicia y de amor con el que fundarían la futura ciudad: era necesario recuperar el nombre y la memoria, despejar la X y escribir el nombre al otro lado del signo para dar fe al acto: Posmópolis, Posmópolis, Posmópolis.

8 comentarios:

flash back tour dijo...

Que nos amaine el dolor las más puta necedad del amor. Ese es mi deseo para los feriados del carnavale pagano Pomolienses. Toda mi infraestructura cinética y bebible será puesta a su disposición, toda la caja chica del estado sumado a los fondos bicentenarios serán ofrecidos para la fiesta.
Reservo residencia para dos, voy con La embajadora.

Minisitro Químico del Plan Quinquenal.

Noesperesnada dijo...

Sin nombre no hay memoria y sin memoria no hay Posmópolis...

aveperrix dijo...

son como los guias del amor, una especie de intuicion. y esto me sono como cancion ¬¬

saludos queridisimoooo :)

Espérame en Siberia dijo...

Revisa tu bandeja de entrada, amor mío.
Algo te espera.


¡Muá!

claro dijo...

despejar la X aun siendo nosotros mismos una verdadera incógnita.





Santísima

Conciencia Personal dijo...

Hablas del futuro del D.F, supongo...

Abrazos, Monique.

Nalda dijo...

Lo de despejar la X me recuerda más bien a las matemáticas... Pero colonizar Posmópolis es historia.

Espérame en Siberia dijo...

El amor NOS depara estrenos, mon amour.