20091023

Amor

La sentencia es escribir puntos suspensivos: no puedo decirte adiós.

La inmortalidad del deseo.

Mientras te espero en un lugar: el puente a lo certero: la intertidumbre en el amor. Hago la suma, recopilo nuestras cartas: las incendiarias, las que dejamos en papel, las que erigimos como estatuas de viento, de bronce... Quedan nuestras nociones, las sombras que arroja la memoria. Soy ahí donde te recuerdo: tu pelo al aire, tus cosas: tus cigarros, los colores de tus uñas, tu risa aún hace eco.

Posmópolis, Santísima Posmópolis.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

...

escribir con puntos suspensivos para coser nuestros deseos... encerrarlos entre las sabanas... alli donde las cartas de amor se hacen carne...donde se escriben sobre la piel y los puntos suspensivos se imprimen sobre la punta de los dedos...


baisers

...

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Escribió Pessoa
Todas las cartas de amor son ridículas
Escrito por: conciertoarte el 19 Ene 2009 - URL Permanente
Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas.

También escribí en mi tiempo cartas de amor,
como las demás,
ridículas.

Las cartas de amor, si hay amor,
tienen que ser
ridículas.

Pero, al fin y al cabo,
sólo las criaturas que nunca escribieron cartas de amor
sí que son
ridículas.

Quién me diera el tiempo en que escribía
sin darme cuenta
cartas de amor
ridículas.

La verdad es que hoy mis recuerdos
de esas cartas de amor
sí que son
ridículos.

(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículas).

(Fernando Pessoa)

**Heterónimo A. Campos
Versión de Miguel Ángel Flores

y la Folino escribió:




Vení.

Fernando Pessoa."Todas las cartas de amor son ridículas".





Vení.
Hagamos el ridículo
de nuevo,
grotesco adorado.
Mi portal tiene arrugas
de tanto esperarte.
Vení
como un marido desnudo.
El corazón se ha perdido
entre besos prestados,
endeudados,
mentirosos,
ázimos y espesos,
inquilinos de dioses,
voraces,
caprichosos.

y yo tengo necesidad de vos,
de tus besos simples,
coronados de seibos,
sinceros como una flauta mágica,
de un cuento de ratones,
Ansío tus manos regordetas
apoyándose en mi pecho.
Sé mi carnal,
mi carta de amor anónima.

Vive mi vida y la tuya
y la de ellos

siempre en cicatriz abierta
como un exceso de pus
que destila todo lo malo
que hubo dentro de mí.
Vení
no te olvides de extrañarme,
cuando estés conmigo y suyo,
de mirar por mi ventana
y saber de qué color son mis pestañas
ese día.
Vení
que ya nadie más que yo
abrigará tu regreso.
Vení a olfatearme
a ganarme al dominó
y al tutti fruti.
Que estoy brotada
y tu ausencia me agoniza
cada vez que te siento lejos.

Nalda dijo...

Lo mejor punto y final. Y a otra cosa mariflower. O, si es tan duro, punto y aparte.

Ciaooooo!

Espérame en Siberia dijo...

Ojalá alguien algún día me escriba algo tan hermoso como esto.

Muá.

La paciente nº 24 dijo...

Eres un recolector de sentimientos, te imagino con una pequeña red atrapando; uñas, pelo y risa.


[Gracias por venir]

perro dijo...

me siento avergonzada al leer esto, antes solia ser mas ruda, aiii que me ha pasado u.u

perro dijo...

jajaja, avergonzada porque siento que lo cursi se esta apoderando de mi, es bueno serlo, a veces.

perro dijo...

me alegro mucho de tener sentimientos entonces.

jaja mi palabra para escribir abajo es basil, podria haber sido brasil
tendria coincidencia con esa cancion de charly que dice: la alegria no es solo brasilera no mi amor