20071219

Archivos de la Universidad de Posmópolis. El laboratorio.



[...]

Yo la encontré debajo de la cama, entre escombros; la traje corriendo y protegida entre mis brazos; llegamos directo al sótano, la puse sobre la mesa, recogí el escritorio, le di una manta, le puse luz, encendí la radio, apagué el monitor, regulé el aire acondicionado, abrí la nevera, tomé un plato viejo, encendí un cigarro, quemé el mantel, miré a la mesa, le puse salsa a mi emparedado, cambié de estación, encendí otra luz, saqué el libro, lo puse en el escritorio, contesté el teléfono, mandé un fax, busqué un bolígrafo en un cajón, apagué el celular, cerré la puerta, lavé el plato, abrí el libro, busqué un disco, miré la mesa, seleccioné un disco, puse el plato a secar, puse el disco, pisoteé un par de veces, fumé otro cigarro, busqué la página, preparé la libreta, reemplacé la pluma, guardé el plato, le puse candado a la puerta, regulé el sonido, saqué otro libro, abrí una botella, abrí el segundo libro, bebí, anoté, pensé, miré, bebí, leí, bebí, miré, pensé, pensé, pensé, miré, leí, miré, leí, miré, leí, miré, leí, bebí, miré, leí, miré, leí, miré, leí, miré, leí, anoté, miré, leí, miré, leí, bebí, pensé, pensé, pensé, miré, miré, miré, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, leí, miré, pensé, pensé, pensé, miré, miré, leí, leí, leí, miré, miré, miré, leí, miré, leí, miré, bebí, miré, leí, bebí, bebí, bebí, bebí, miré, leí, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, miré, la besé.



No hay comentarios: