20100426

Deseo

En Posmópolis seguir mi deseo me costó tu palabra. Mi deseo es de naturaleza inaprensible, inalcanzable totalmente: su cuerpo tiene una apertura. Por ahí nos escapamos y nunca lo alcanzo. Me acerco hasta donde mi cuerpo y la palabra lo permitan. En el camino a mi deseo, a falta de tu palabra, hay un silencio a martillazos. Ronda el vacío. Estoy condenado a ser libre. En esta condena, en este lugar donde no tengo tu palabra, te echo de menos.

Posmópolis, Santísima Posmópolis.

9 comentarios:

Nalda dijo...

Con las palabras deseadas se puede llegar muy pero que muy lejos.

Te deseo que se cumplan tus deseos.

Besitos

Pez dijo...

Silencio a martillazos da escalofríos.

He visto que hay un monstruo, uno de los más atroces, con piel de terciopelo azul, que trae este áspero silencio.

¿De donde ha venido ud. a parar a Posmópolis? Creo que, tal vez, visité aquel lugar hace poco.

marianalisis dijo...

"Me acerco hasta donde mi cuerpo y la palabra lo permitan..."
Puuuuf
Genial Sr Posmópolis.
Abrazos multicolores.

seleccionaleatoria dijo...

.
(es que cuando se quiere comentar, en posmópolis aparecen ventanas de spam. esa imposibilidad llama al silencio y aumenta los deseos)

Mi persona dijo...

El que no está no hace falta. Existe condena más ideal que la de la libertad?.

ESTUDIANTES dijo...

"no tengo opción, soy libre"
Está será mi primera reflexión al besar tierra santa, en Posmópolis.

Salud, el ministro químico.

flash back tour dijo...

(redireccionado)

"no tengo opción, soy libre"
Está será mi primera reflexión al besar tierra santa, en Posmópolis.

Salud, el ministro químico.

Noesperesnada dijo...

Uno a veces queda preso de sus deseos o termina esclavo de sus palabras...

La paciente nº 24 dijo...

Pegamento para las aperturas.